Barcelona, la perla del mediterráneo