El topógrafo de la antigüedad

Il Tuffatore (el zambullidor) di Paestum es una pintura encontrada en una necrópolis griega del siglo V antes de Cristo, en la antigua Posidonia, una ciudad griega en la costa adriática de la península italiana. La pintura está dentro de un sarcófago, de manera que el difunto la tenga frente a sus ojos, y representa a un hombre que salta desde lo alto de un muro para zambullirse en un agua cristalina. “Es un vuelo al otro mundo”, apunta el escritor Valerio Massimo Manfredi (Módena, 1943), y enlaza esta potente imagen del mundo clásico con el fascinante salto al vacío del austríaco Felix Baumgartner.

Manfredi, estuvo ayer en Barcelona y participó en una de las Conversaciones de La Pedrera, entrevistado por Jacinto Antón, que lo definió como un “topógrafo de la antigüedad” porque, dijo, reconstruye sucesos que pasaron hace miles de años en geografías cambiantes. Arqueólogo, autor de novelas históricas como Alexandros, la abrumadora trilogía sobre Alejandro Magno, La última legión, sobre el origen del mito de Arturo, o El Imperio de los dragones, sobre una improbable visita de legionarios a China, entre otras, Manfredi combina una gran erudición con la seductora capacidad de contar historias y recrearse en los detalles, las anécdotas, que a menudo son las que contienen la clave del instante.

Via: El topógrafo de la antigüedad | Cataluña | EL PAÍS.